Codalario | Tras su fachada de veterano galán de cine, alto y atlético, se oculta una estrella de la lírica internacional que a sus 61 años derrocha vitalidad. Hombre de múltiples pasiones, Thomas Hampson es un cantante que se caracteriza por su enorme curiosidad intelectual, amante de la poesía, adicto a la historia, investigador tenaz y docente apasionado; su compromiso con el arte vocal se extiende más allá de la enseñanza, y con su célebre proyecto Song of America, que busca promover el entendimiento entre culturas a través del arte de la canción, se ha convertido en embajador de la cultura musical norteamericana.

Nacido en la pequeña ciudad de Elkhart (Indiana, 1955), en el seno de una familia de la Iglesia Adventista del Séptimo día, el barítono estadounidense creció en Spokane (Washington), donde cantaba en el coro, pero prefería el béisbol y el fútbol. Aspiraba a ser abogado y estudió Ciencias Políticas en la Eastern Washington University.

Sin embargo, su encuentro con la hermana Marietta Coyle de Fort Wright College (Spokane), le hizo cambiar de opinión y tras graduarse (B.F.A in Voice Performance) continuó con sus estudios musicales en la Academy of the West de Santa Barbara. En 1981, gana las audiciones nacionales del Met, y ese mismo año consigue un contrato en la Deutsche Operam Rhein, en la ciudad alemana de Düsseldorf. Tres años más tarde es contratado por la Ópera de Zürich, donde su intervención en el ciclo de óperas mozartianas, con dirección musical de Harnoncourt marca el inicio de una amplia y exitosa carrera internacional. Durante tres décadas, su presencia ha sido habitual en las principales casas de ópera y salas de conciertos de ambos lados del Atlántico, y su extensa trayectoria profesional incluye más de un centenar de grabaciones y prestigiosos premios. En nuestro país, Thomas Hampson debutó en Barcelona en julio de 1989 en “Opera stars in concert” y en noviembre del mismo año lo hacía en Madrid. Desde entonces, ha regresado en numerosas ocasiones, y el próximo jueves 12 de mayo, cantará en el Palau de la Música Catalana de Barcelona.

Esta semana se subirá al escenario del Palau de la Música Catalana junto a los filarmónicos vieneses y el concertino y director, Rainer Honeck para cantar Zigeunermelodien de Dvořák, ¿qué nos quiere contar de esta obra?

Son unas melodías muy bonitas; las llamamos Gypsy Songs, algo que hoy en día puede parecer políticamente incorrecto pero, en realidad, el espíritu al que responde este tipo de poesía es el de esa libertad, la libertad de identidad. En el texto se puede apreciar una cierta melancolía. Aunque se tradujeron al alemán, originalmente estaban escritas en checo. En la interpretación en Viena ya se cantaron en alemán, y yo estoy bastante convencido de que se trata de canciones alemanas.

Read the entire feature via Codalario

News & Press

BROWSE

View all News

In song, you have one of the most amazing diaries of any generation’s culture at a given time.

Thomas Hampson